domingo, junio 22

Le surréalisme au service de la révolution

El cuatro de Junio a las 8 am iniciaba una nueva clase de Estética.

La consigna era simple: Grupos de 3-4 personas. A partir de la oración
Abrió la puerta y la vio, había que comenzar a escribir lo-que-sea durante 3 minutos. Una vez que se cumplía ese lapso, se doblaba la hoja a la mitad dejando a la vista sólo la última oración, y se la pasaba a la persona que estaba a la derecha. A su vez, uno recibía la hoja de quien tenía a la izquierda. Se repite lo mismo dos/tres veces, et voilà.

La idea era que sea una introducción al dadaísmo, lo que descubriríamos al finalizar la clase, pero ya lo sabía de antemano porque es una de mis vanguardias artísticas preferidas. El método no era una invención de mi profesor, sino que data de principios del 1900, cuando Tzara lo resumía en 8 simples pasos.

En fin, a mí me tocó hacerlo con Eugenia y Martín. El primer párrafo es mío, el segundo de Martín, el tercero de Eugenia, y el último también lo escribí yo. Quedó algo así:


Abrió la puerta y la vió, ahí, entre unos diarios viejos que se apilaban dando lugar a una inmensa torre de babel de letras y polvo que parecía estar a punto de caer, más había permanecido en ese estado durante meses. Ella seguía inmóvil, ajena a lo que sucedía a su alrededor e incluso dentro suyo. Siquiera levantó la vista cuando él, al cerrar la puerta de golpe, la despeinó un poco con la manga de su blazer gris. Él retrocedió unos pasos y se dejó desplomar sobre el sillón disimulando

un suspiro, de esos que se dan a la fuga cuando las defensas bajan y uno está cansado de esperar. El reloj pasaba (sic) y nadie aparecía. Llegada las 8 pm (sic), procedí a marcharme. Mis esperanzas de encontrar al amor de mi vida de pronto se desvanecieron. Con los días la olvidé, claro que, no por completo. Algo de su rostro, tal vez su sonrisa no me dejaba olvidar el bello momento que me había hecho sentir, y los

sentimientos no se olvidan. Se sentía muy triste y pensaba en él todo el tiempo. Los recuerdos de sus mejores momentos juntos surgían de entre sus pensamientos y no la dejaban olvidar. Ya no sabía que hacer, trataba de llenar sus pensamientos

concentrándose en su trabajo pero se cansó de él, de los uniformes, de la puntualidad, de su jefe y sus compañeros. Se aturdió de todos ellos, de escuchar el reloj a diario a las 06.45 am y de no oír el teléfono y un 'Parque Tres de Febrero, en media hora. Y abrigate que hace frío, no es tan de noche aún pero está llegando Mayo'. Y era esperar, tiempo, tiempo, esperar. Pero, ¿y qué cuando el tiempo cede y se estira sin llegar? Este y otros pensamientos se aglomeraban en su mente, corrían en círculos chocandose unos con otros, herméticos y no susceptibles de ser cambiados, cuando saltó.
Luego fue el ruido del agua, y unos pájaros que se desdibujaban en el horizonte.


Si llegaron hasta acá, habrán visto que no hay mucha coherencia y entenderán que esto es así porque cada uno escribía un fragmento sin conocer lo anterior.
Lo interesante es que, siendo aproximadamente 7 grupos en el curso, la mayoría de las historias contaban lo mismo. Amor, decepción, llanto, olvido y otros temas cliché, por eso algunos relatos sí resultaban medianamente coherentes, salvando algunos pequeños detalles.

Entonces, ¿Tendremos que asumir que estamos tan ahogados por el condicionamiento y las experiencias personales que a la hora de escribir, habiendo tantos tópicos, se recurre incesantemente a lo mismo? ¿O mejor cabría proponer un planteo pseudo-científico de energías o conexión de pensamientos donde el grupo, sumado a que se conoce desde antes, tiene en su sub-consciente una mínima noción de lo que escribió la persona anterior, y por eso se le puede dar cierta continuidad?

Todo va así, de lo individual a lo colectivo y viceversa, pero a veces los límites entre ambos se borronean, y entonces la línea donde se deja de ser uno con
otros y se pasa a ser un todo indivisible se mimetiza con el camino, y uno va tan apurado que siquiera piensa en detenerse a mirar.

Si está bien o mal, supongo que queda al criterio de cada uno. No es una novedad el tema de las modas, vestirse todos iguales, escuchar la misma música, consumir determinados programas televisivos, etc., y pasar así a pertenecer a un grupo y no a otro. Pero acá siquiera hablamos snobismo o de una ideología, sino de pensamientos, sentimientos (mejor dicho, modos de sentir), si lo quieren llevar a un plano que se supone más interno, individual y por ende, personal.

¿Estamos condenados a vivir las mismas situaciones, con similar intensidad y del mismo modo (si es que todo esto es factible de medirse)? ¿Lo adoptamos y tomamos respuestas o planes pre-fabricados para evitar el tedioso compromiso de idear nuestras propias soluciones?


Sí, me enredé y terminé no diciendo nada, o mejor dicho, diciendo varias cosas pero todas desordenadas, y quedó todo más confuso e incoherente que la historia de a tres. Pero me cuesta congeniar que el arte es la forma más intensa de individualismo que el mundo ha conocido (considerando individualismo como quien actúa de acuerdo a su propio criterio) con que de 30 personas, 25 escriban prácticamente lo mismo. Y, en ese caso, tampoco es tan grave. Lo alarmante es que sucede a gran escala.

14 notas al margen.:

Marcos dijo...

es simone de beauvoir aplicada a la especie. el solo conocer el modo de vida que nos rodea nos limita inconscientemente a pensar y actuar de una manera, o dentro de los patrones de esa manera. Y lo peor es que es inevitable: si querés desarraigarte, en tu búsqueda de desarraigo de lo socialmente aceptado (todo lo que la sociedad tiene analizado, ya sea para bien o mal) te rodeas de gente que piensa lo mismo que vos, y de todas maneras te seguís limitando.

Sobre eso hice un ensayo bastante extenso para el colegio, que no sé que lo hice ahora.

Félix dijo...

¿Eso no es lo que se conoce como cádaver exquisito?

Pero en fin, yo sí le encontré un sentido, a pesar de que cambia de persona, de sexo, la esencia es como es la misma. Somos todos seres que estamos influenciados en menor o mayor medida por lo mismo, entonces es normal que nuestros sentimientos, se parezcan.

¿Acaso no sentís cuando estás muy deprimida que sos la única y la persona más desdichada del mundo, pero después cuando ves a alguien triste decís: "yo te entiendo" y eso es porque te identificás en cierta manera con sus sentimientos? Lo que pasa es que los humanos no somos originales. Y también, con miles de años de existencia, refritos va a haber siempre. Todos en algún momento pasamos por lo mismo.

Borges dice los textos que se escriben son reformulaciones de los primeros textos originales que se escribieron: La Iliada, La Odisea. ¿Y por qué será? No es de extrañarse que quizás Homero y yo (sí, me pongo al nivel de Homero, ¿y qué?) hayamos tenido la misma inspiración, ¿no? Si yo sólo reformulo sus textos...

En fin, me fui al recarajo. Así que me voy.

Saludos.

Lucas.- dijo...

HUOLAS!!!

Volviste!! y con todo... si.. estoy de acuerdo con que el arte es una forma de individualisto.. y tal vez la mas fuerte..

leíste "el alma del hombre bajo el socialismo" de Wilde?

Beso. Lo breve de mi comentario hace referencia a las pocas ganas de teclear... el texto merecía más...

Jimpa dijo...

we're all fucked up n crazy anyway

Eduardo Jorge Terreni Vicini dijo...

El ejercicio en si es interesante, los resultados ya no.-
Lo evidente es que somos producto de una cultura común, y, por ende, tendemos a tener pensamientos comunes.-
De vez en caundo hay alguen que se sale del patrón.- Ese es un genio, un lider, un "Verdadero Artista", , simplemente, una persona original.-
Comprobado el hecho, el experimento n o tiene mas valor.-
Hablandoo de vos, se te notaba un poco melancólica, y bastante menos común.-
Besos
Eduardo

Anónimo dijo...

"Agustina dijo...

atracción-rechazo, que haríamos sin nuestros queridos mecanismos de defensa. a mí bach me gusta, pero los días como hoy prefiero a wagner. una y mil ve-ces"...
Eso posteaste en el blog de mi hmna. Me preocupa......tu preferencia por wagner. No lei lo de el surrealismo como plomo de la revolucion, prometo hacerlo otro dia

Agustina dijo...

Bienvenido, Anónimo.
Me suena haber escrito eso, pero no recuerdo dónde. Cuál es el blog de tu hermana? Vos tenes también?
Y, cuál es el problema con Wagner? ;p
Saludos, volvé cuando quieras ;D

will dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

http://paztyche.blogspot.com/. Ese es el blog de mi hmna. Me perocupacion radica en MI prefecia por Bach antes de Wagner(y la historia me apoya), pero no me gusta influenciar a nadie y defiendo los la libertad de secrecion. Me hice un blog solo para ver las fotos del mono fontana,no tiene nada pero capaz escribo algo y tampoco se ocmo se llama.

Agustina dijo...

Cuando lo recuerdes, dejalo por acá así lo veo, aunque insistas en que no tiene demasiado.

divagues, divagues, divagues dijo...

Creo que decir demasiado es muy relativo, pero que va. Ya esta, recien salido del horno con 3 jovenes entradas y listas para ser leidas. Si algo prometo leer algo, suena logico, no?(o democrata)

P.D : yo era anonimo

divagues, divagues, divagues dijo...

Ahora si lo lei. El exquisito siempre es divertido, yo o hago con las partituras. El individualismo es un gran motor y quizas el germen de los "ismos". Yo compro mi helado, todos hacen lo mismo, bien; yo actuo bajo mis criterios, ¿todos juntos actuan bajo sus criterios? ¿consenso? ¿importa?

RiGun dijo...

Esta entrada me trajo muy buenos recuerdos de mi adolescencia. Cuando estaba en 9no año nuestra profesora de lengua y literatura nos dio el mismo trabajo, en este momento no recuerdo los resultados de la historia en la que participe, lo que si recuerdo es que unos años mas tarde a uno de mis hermanos le dieron la misma tarea y en un momento dado uno de los amigos le dio un giro inesperado a la historia al hacer que el personaje se saque los ojos con una cuchara tramontina xD

...PnZ! dijo...

hace mucho q no pasas por aca...
el mundo blog te extraña.

pnz