domingo, mayo 18

+ oneiric adventures

Llego apurada y cruzo una puerta de chapa. Un vidrio con dos aberturas separa la quietud y el silencio de los niños que corren en círculos del otro lado. Otros esperan, pacientes y en filas perfectamente formadas, para ingresar. Me sumo a ellos y paso con la próxima tanda, al entrar recojo una pistola a balines. El juego es simple, consiste en trotar bordeando las paredes del cubículo gris, intentando dispararle a la mayor cantidad de gente sin dejar que ellos nos den a nosotros. Es hora de que ingrese la próxima tanda, me hago a un lado y voy dando pasos cortos hacia la esquina, donde una mujer en cuclillas habla con una niña.
- Te estabamos esperando, por fin llegaste
- Qué le pasó?
- Y, no sé, preguntale vos

Ella es médica, yo vendría a ser la asistente. O algo así. La nena extiende el brazo y deja ver unos puntitos rojos que se unen dando lugar a la forma de un apósito, tan definido que parece calcado con tinta china. En el centro del tatuaje, hay un pedacito de papel blanco, de los que vienen con las curitas. Nos cuenta que se raspó cuando estaba jugando, y cuando se puso el apósito éste estaba tan caliente que le penetró la piel. Se lo sacó haciendo tres pliegues prolijos, pero el papelito blanco le quedó pegado.

- Es un caso grave, vas a tener que llevarla al hospital
- Pero no puedo ir manejando, además no soy familiar de ella, no la van a atender
- Vas a ver que sí

Nos subimos al auto las tres al auto. Ya empezaba a anochecer y las calles estaban desiertas. Llegamos al hospital y dejo a la muchachita en la sala de espera mientras voy a dar una vuelta para tomar aire.
En la calle veo arrimarse un auto, del cual bajan cuatro hombres con tapados pesados y largos casi hasta los tobillos. Un gato se asoma entre las ruedas y nos mira fijo. Comienza a caminar con pasos firmes, casi podría decirse que todos sus movimientos estaban premeditados. Se enredaba entre nuestros pies, altivo. Es la maldad, la maldad pura, o eso atinó a decir uno de ellos. Nos miramos entre nosotros, y lo entendemos. Yo y tres de los muchachos lo tomamos de cada una de sus extremidades y el hombre que restaba, el más grande, le dispara. Y se van.
Miro la hora y pienso que debo volver al hospital, pero antes decido pasar por un kiosko. Al llegar descubro que estaba cerrado, y de las rejas que lo resguardaban colgaba un cartel con una frase ilegible. Al asomarme por la ventana descubro a dos personas discutiendo.
Después todo fue quietud, silencio y destrozo. Girones de tela se mezclaban entre maderas astilladas, hojas hechas pedazos hacían las veces de alfombra y una lámpara escupía unos pocos vestigios de luz, lo único que animaba la escena. Palpo la puerta de madera húmeda e hinchada que cede ante el más mínimo roce. Entro a la habitación, desorientada. Se me cae una taza de té azul, blanca y vacía al piso, que estalla en mil pedazos produciendo un ruido mudo. Pero no por eso menos ensordecedor.




9 notas al margen.:

Félix dijo...

"- Pero no puedo ir manejando, además no soy familiar de ella, no la van a atender
- Vas a ver que sí

Nos subimos al auto las tres al auto."


¡En el mismo sueño diste una lección práctica de los sueños no tienen lógica...!

Félix dijo...

Uh, me acabó de dar cuenta de la falta gramatical. Pero no lo decía por la falta gramatical, ¿eh? Lo digo por la frase.

Agustina dijo...

hahahaha no me había dado cuennnnta de eso, muy perspicaz tu observación, félix

ahí debería decir 'nos subimos las tres al auto', en este caso la repetición no estaba precisamente para darle más énfasis, sino porque lo escribí y lo subí sin revisarlo P:
yyy en teoría, la que manejaba era la médica

(gracias!)

Lucas.- dijo...

WAW.


Marche un analista aca.

Beso.

francisco dijo...

Buen relato.

Fran dijo...

¿estas son tus fabulas mientras dormis o tus pesadillas de despierta?

¿que potencialidades se esconderan dentro de esa cabeza?

(hasta intenta tener rima)

...PnZ! dijo...

jajaj muy bueno, amo Oneiric Adventures, tienen un aire incoherente y sorpresivo... keep dreaming
pnz

Horacio dijo...

qué bueno acordarse de los sueños

Fran dijo...

hey, ya paso como 1 mes y nada... esto no me gusta...